Llámanos al

(01) 411-8888

Select Page
Llámanos al

(01) 411-8888

Este cuestionamiento no tiene sólo una respuesta, pues depende del rubro en que esté inmerso tu negocio y las plataformas que más público tenga, para que sea más conocido y esté más visible.

Luego de decidir abrir un canal de redes sociales para tu emprendimiento, el siguiente paso es responder a la pregunta: ¿En qué plataforma debo estar? La respuesta es relativa porque depende mucho de qué características tenga tu negocio y al público que apunte.

También hay que tener en cuenta la penetración de cada red social en el país. Por ejemplo, en el mundo hay 7.395 millones de personas y casi la mitad de ese total (3.419 millones) corresponde a usuarios activos de Internet. A su vez, 2.307 millones de personas participan activamente en redes sociales. Algunas son tan grandes que equivalen a la población de países enteros. Facebook, por ejemplo, tiene 1.590 millones de usuarios, mientras que en China hay 1.372 millones de habitantes.

Teniendo sobre la mesa estos datos, es fácil notar que las redes sociales son el fenómeno tecnológico y cultural más importante del siglo XXI. Allí convergen tecnologías y contenidos en una dinámica que, para las pequeñas y medianas empresas, resulta fundamental para construir su imagen y conectar con su comunidad de clientes.

Por tal motivo, lo lógico sería abrir un canal de Facebook para lograr un buen alcance y dar a conocer la comunidad entre el público que habita la red social. Sin embargo, lo importante siempre será tener un contenido de calidad y no abrir un canal de redes sociales sólo por hacerlo.

Si tu negocio tiene productos atractivos visualmente, Instagram es una herramienta que serviría en este caso, sobre todo porque existe la posibilidad de abrir un “perfil empresa” e invertir en patrocinio para lograr mayores interacciones y visualizaciones con los usuarios.

Si crees posible tener material audiovisual de tu emprendimiento, el canal de YouTube o una cuenta de Vimeo resultan confiables y adecuados, y además sirven para almacenar videos en línea. Mientras, el servicio de Atención al Cliente es inherente a Twitter y el networking online es para LinkedIn.

El consejo más importante es no abrumarse y estar presente en las redes sociales que se puedan administrar. Si es sólo una, hay que dedicar tiempo para generar un contenido interesante a la comunidad y estar atento a las necesidades que tenga el cliente, ya sea atender un reclamo o comentario, porque si estás presente en redes sociales, hay que actuar y no quedarse callado.